La correa dentada se aloja en la cara frontal del motor. Sirve de punto de unión del cigüeñal y el árbol de levas.

El árbol de levas en la culata se ocupa de la apertura y cierre regular de las válvulas.

Durante su vida útil, la correa dentada recorre una distancia inmensa en el motor. Entorno a más de seis vueltas al mundo.

Las correas dentadas no deben dilatarse ni siquiera después de un uso prolongado, ya que la gestión del motor dejaría de ser óptima, provocando un aumento en el consumo y las emisiones.

En caso de romperse, los pistones torcerían o golpearían las válvulas. Entonces se necesitaría como mínimo una nueva culata. En el peor de los casos, incluso los motores más fiables dejarían de funcionar correctamente en cuestión de segundos.

Los intervalos de cambio dependen del modelo y la motorización. A menudo, en caso de cambio, se sustituye al mismo tiempo la bomba de agua, debido a que esta reparación resulta extremadamente laboriosa.

En Talleres Bermar, durante el presente mes realizamos un descuento en el kit de distribución de tu coche.

No dude en llamarnos y consultarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat