La mayor parte de los vehículos modernos van equipados actualmente con un filtro para el habitáculo que filtra las materias dañinas del aire aspirado: los gases de escape de coches que circulan por delante, partículas finas y hollín de diésel… Y todavía más, porque el filtro retiene también polen y bacterias, ozono y óxido de nitrógeno.

Read More »

Abrir chat