¿Cuándo hay que cambiar el embrague del coche?


El embrague es un componente que se encarga de transmitir la fuerza del motor a la caja de cambios y, como consecuencia, a las ruedas de nuestro coche. Es decir, nos permite controlar la transmisión del par motor desde el motor hacia las ruedas.

Por todo ello, es un elemento sometido a un fuerte desgaste y en el que influirá notablemente la forma en que conduzcamos. Hay pistas que nos advierten de que algo en el sistema de embrague no va bien y de que está llegando -o más bien ha llegado- la hora de ponerse en manos de un especialista para su sustitución.

Síntomas que indican que hay que cambiar el embrague

Por ejemplo, cuando el embrague patina: si notas que al pisar el acelerador el motor sube de revoluciones pero la velocidad no lo hace del mismo modo, sospecha. Es fácil que este problema se haga patente al adelantar o al exigir un extra a tu coche. Si se hace presente este síntoma, conduce de forma suave -evita superar los 100 Km/h- y lleva el coche al taller cuando puedas para evitar un mayor desgaste.

El olor a quemado, debido por ejemplo a una conducción agresiva, o la dificultad al cambiar de marcha debido al desgaste del embrague, pueden estar advirtiéndonos de lo mismo. Pero, sobre todo, presta atención al sonido del embrague: los ruidos ofrecen pistas de su estado.

Sospecha cuando:

  • Percibes un sonido de rozamiento al cambiar de marcha
  • El embrague hace ruido cuando está en punto muerto
  • Cuando pisas el embrague, chirría
  • Si se produce un ruido fuerte al pisar el pedal de forma suave.

Cuando alguno de estos síntomas se hace patente, no lo dudes, pide cita previa en en nuestro taller  para que nuestros profesionales puedan verificar, y cambiar si es necesario, el estado del embrague de tu coche. ¡Vuelve a disfrutar del placer de la conducción! Te esperamos en nuestros talleres.

Texto : Taller XXI

Comparte esta entrada de Talleres Bermar:
0